Centro de Arte Caja de Burgos



ALEJANDRO CORUJEIRA

El tórax de los sueños

Del 10 de febrero al 28 de mayo de 2017

FOTO

Conocido fundamentalmente, y casi sin excepción, como pintor, Alejandro Corujeira ha realizado para el Centro de Arte Caja de Burgos CAB una sugerente y delicada instalación escultórica.

FOTO

El artista interpreta el espacio del CAB como un paisaje matizado por la luz que despiden las esculturas. La atmósfera que las envuelve y que se trasdosa hasta las paredes obliga al espectador a trazar su propio recorrido, a dejarse atrapar por la disputa entre el trazado geométrico y la abstracción cromática. Paradójicamente, la sensación de dibujo, de trazo, de escritura en el espacio desplaza la firmeza de los volúmenes, los diluye y los convierte, de nuevo, en pintura, en paisaje.

Débil tórax de los sueños parte de idénticas premisas a las de su pintura, pero se materializa de modo diferente. El espacio físico del CAB se ocupa con volúmenes, con armazones macizos y contundentes. Esqueletos de madera que trazan formas precisas, de una geométrica manipulada, forzada más allá de la convención. Estructuras que parecen contener un interior inalcanzable, pero cuya revelación Alejandro Corujeira sugiere al vestir los muros con los mismos colores que tiñen los cuerpos escultóricos.

Casi sin excepción la obra de Alejandro Corujeira se ha caracterizado por una calculada dialéctica entre la apariencia y lo que permanece oculto. Sus formas delicadas se diluyen en un abismo insondable, vaporoso, donde los suaves colores que emplea en su pintura construyen una nueva realidad.

Se ha dicho que Alejandro Corujeira maneja a la par la abstracción más lírica y la abstracción geométrica, transformada ésta en un trasunto orgánico que evoca formas de vida embrionarias, o redes en las que parecen quedar atrapadas las latencias de una memoria a punto de activar los recuerdos.

Las retículas, la sinuosidad de la maraña de cintas, unas veces, de pequeñas reservas de naturaleza biológica otras, se sobreponen a los colores ácidos, a las bocanadas de niebla con los que Alejandro Corujeira hace dudar al espectador sobre cuanto percibe. La pintura de Corujeira, como él mismo ha declarado en alguna ocasión, descansa sobre referencias musicales y poéticas. Un alimento que se traduce a menudo en la concepción de la obra a la manera de “suites” (movimientos breves y formas binarias y simples), o un anhelo de revelación que el artista encuentra en la vitalidad expresiva de los grandes poetas.

 

Escultura, paisaje y color: Un planteamiento original realizado por Alejandro Corujeira para el CAB

Si algo puede definir a la pintura de Alejandro Corujeira es su virtud paisajística. La creación de espacios mediante el uso de la luz vaporosa y los elementos formales sinuosos que acentúan la sensación de profundidad; la representación de lo reconocible en combate con lo imaginado, la sensación de movimiento y de vida y a la par de quietud; la confusión entre superficie y fondo que experimentamos al contemplar un bosque, un lago o un mar, están en la base de su pintura y en la del original  proyecto que el artista ha desarrollado en exclusiva para el CAB.

Esta intencionada transversalidad se acentúa con otra de las singulares aportaciones de Alejandro Corujeira para esta exposición: un trabajo de land-art realizado por el artista durante el mes de agosto de 2016. Dibujos trazados sobre un campo de arena pedregosa que tituló El pequeño sentido. Un jardín de arena construido como un terreno para la reflexión, un lugar en el que experimentó cómo la misma acción del dibujo no podía disociarse del espacio que necesariamente había de recorrerse para marcar las líneas que lo definían. La conversión del paisaje en una metáfora del paso del tiempo, pero sobre todo en un trasunto de la infancia y del comportamiento del niño ante los “pequeños sentidos” que determinan la cotidianeidad, dio lugar a una serie de fotografías que documentan esa acción, por fuerza efímera, y que por vez primera se mostrarán en el CAB.

Otros datos de interés

La próxima edición de ARCO 2017 en Madrid tendrá a Argentina como país invitado. La exposición de Alejandro Corujeira en el CAB se inscribe en la espacial atención que suscita el arte contemporáneo del país sudamericano.

Sobre Alejandro Corujeira (Buenos Aires, 1961)

Tras finalizar sus estudios en la Escuela de Bellas Artes de Buenos Aires y mostrar su obra inicial en el contexto latinoamericano, viaja a Madrid en 1991, ciudad en la que establece su residencia habitual hasta la actualidad. Una pausada inserción en el circuito artístico español dio paso a un reconocimiento paulatino durante los años noventa a través de la Galería May Moré, para llegar a consolidarse como singular creador de la abstracción posmoderna desde 2002, año en el que comienza a ser representado por la Galería Marlborough, a la que permaneció vinculado durante casi una década. Una constante búsqueda y renovación de registros y códigos le permitieron completar su formación académica a través de becas y residencias, en lugares como la Academia de España en Roma (1997), con la Beca Yadoo en Saratoga Springs, Nueva York (2002), o en la Joseph Albers Foundation de Bethany, en Connecticut, Estados Unidos (2004). Además de participar en numerosas exposiciones colectivas, su obra ha podido verse a nivel individual en centros y galerías de diversos países de América, como en la Galería Juan Martín, México (1989 y 1991), en las galerías de Miami Elite Fine Art, Coral Gables (1990-2001) y Alejandra von Hartz (2013), en el Museo de Arte Contemporáneo de Panamá (1993), en el Museo de Arte Contemporáneo Sofía Ímber de Caracas (1996) o, más recientemente, en la Galería Marlborough de Nueva York (2009). En España importantes muestras individuales han marcado su trayectoria artística, como las celebradas en La Caja Negra, Madrid (2001), en el Espacio Uno del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (2002), en el IVAM, Valencia (2006), en la Galería Marlborough de Madrid (2003, 2005, 2006 y 2008), en el Museo Barjola, Gijón (2010), o en la Casa de Iberoamérica, Cádiz (2014). En los últimos años sus pinturas han sido expuestas en ARCO Madrid por la Galería Dan de São Paulo. Entre los premios obtenidos merecen mención el Premio Todisa (2002) y el Obra Abierta de Caja Extremadura (2011). Sus trabajos forman parte de colecciones de instituciones y museos de ámbito internacional, como la colección Patricia Phelps de Cisneros de Nueva York, el Jack S. Blanton Museum of Art de Austin, Texas, la Colección Banco de España, los fondos del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía o el IVAM de Valencia.

« ANTONIO SANZ DE LA FUENTE


ALEJANDRO CORUJEIRA










CAB de Burgos · C/ Saldaña s/n · 09003 BURGOS (Spain)
Telf. (+34) 947 256 550

Diseño y desarrollo menosdiez.com