Centro de Arte Caja de Burgos



Paloma Navares

Obras 1990-2003

Del 15 de enero al 21 de marzo 2004

FOTO
Iniciamos la programación del Centro de Arte Caja de Burgos (CAB), con una selección del trabajo realizado por PALOMA NAVARES, (nacida en Burgos en 1947), durante el período que va de 1990 a 2003, años de plena madurez  creativa en los que ha generado una obra de marcada personalidad propia

Paloma Navares es una artista visual multidisciplinar y multidireccional de una amplísima trayectoria creativa tanto nacional como internacional, y ello es algo que puede observarse a través de sus numerosas exposiciones individuales, tanto en Europa, como en Estados Unidos y Latinoamérica, y en sus innumerables exposiciones colectivas realizadas por todo el mundo.

Los territorios que explora habitualmente en sus obras artísticas, suelen ser el objetual, el ámbito de la imagen fija y en movimiento, sometida a diversos sistemas de trabajo en los que se incluyen los procesos digitales y las instalaciones, cada vez más multimedias, en las que va cobrando protagonismo el sonido, junto a su facilidad de manejo de la luz y el espacio. A ello habría que añadir diversas incursiones realizadas en el mundo de la performance y en el de la escenografía para coreografías y espectáculos de danza que en los últimos años está trasladando al ámbito del vídeo y de las instalaciones.

Un trabajo multidireccional de intereses discursivos y estéticos que avanzan y progresan con el transcurso del tiempo, pero que obedecen a unos planteamientos globales comunes, que preocupan y ocupan a la artista de forma continua, y que en los últimos años ha ido concretándose aún más en torno a los límites, muchas veces difusos y absolutamente frágiles, de una serie de relaciones binarias que parten de la continua dualidad del ser humano. Una dualidad que se concreta en múltiples dualidades entre las que nos desenvolvemos en nuestra existencia: el sentirse hombre o mujer, la actividad física y la mental, lo material y lo espiritual, la enfermedad y la salud, lo natural y lo artificial, la memoria y la imaginación, la realidad y la ficción, la razón y la locura, o la vida y la muerte. Todas ellas teñidas con un tono, que siempre la ha incentivado, de carácter psicológico, y en concreto psicoanalítico. Y dentro, también, de la libertad que Paloma Navares entiende que tenemos los seres humanos para optar por cualquiera de los extremos o lados de estas relaciones binarias, una libertad que incluye las decisiones sobre la propia vida y el propio cuerpo.

La artista va más allá del mundo racional, traspasando el límite de la lógica para adentrarse, y adentrarnos, en otras zonas del pensamiento, de las emociones, y de las relaciones entre ambos. Ella tiene una gran facilidad para poder ir, e introducirnos, al otro lado de la realidad, o de lo que nos es presentado habitualmente como tal, abriendo el campo de posibilidades, transportándonos a otros territorios espacio-temporales iluminados bajo nuevas ópticas en las que están presentes tanto ingredientes de la experiencia vivida, como elementos de la memoria, retazos de sueños, gotas de deseo, grandes dosis de imaginación, fragmentos de estado de ánimo, y trozos de convicciones y dudas.

La artista asume un gran grado de implicación personal en el desarrollo de sus trabajos creativos, hacia los que es movida partiendo de su propia experiencia, tanto mental como física. Una experiencia que se dilata, se expande y se generaliza, y que tiende, en su desarrollo discursivo, a “sustituir la realidad física por el mundo de la mente”, como ella misma dirá. Sustitución, y muchas veces mezcolanza, que proviene de largos períodos de convalecencia post-operatoria de sus ojos, en los cuales la luz, los colores, y las imágenes fijas, en las que obligatoriamente debe depositar su mirada, se confrontan al movimiento, fluidez y difuminación de significados unívocos de las imágenes que provienen de la memoria, de la imaginación o del sueño. Realidad y ficción amalgamadas en unas enigmáticas, misteriosas, poetizadas y seductoras imágenes, fijas o en movimiento, objetos, instalaciones, y ambiente, que componen un trabajo que se desenvuelve como un  recorrido por los límites de las dualidades humanas.

PALOMA NAVARES
Burgos, 1947

« VECTOR: ESTE – OESTE Sombras y deseos. La Coleccion 2 »


Fotografías de Obras

Archivo digital de los artistas que han pasado por el CAB.



CAB de Burgos · C/ Saldaña s/n · 09003 BURGOS (Spain)
Telf. (+34) 947 256 550

Diseño y desarrollo menosdiez.com